Umbrales (2010-2012)

Show More

Las fronteras son estériles; los territorios, totalitarios. Ambos son cómplices, ya que constituyen los dos rostros de la misma maquinaria despótica: aquellas limitan y hacen posible la estructura de estos. El adentro de la línea fronteriza incluye; su afuera, excluye. Esta operación doble le permite al territorio identificar un nosotros al mismo tiempo que expulsar un otros. Esta lógica de la codificación está instituida con la finalidad de hacer imposible la emergencia de la vida. En los territorios y entre ellos no puede pasar nada, pues ya todo está dicho. Incluso atravesar una frontera, acontecimiento ingenuamente visto como expresión de liberación, no es más que abandonar un amo par caer en las redes de otro. Se deshace un rostro y se pierde un nombre, solo para hipotecarnos en otros.

 

¿Es que acaso no hay opción? La opción está en el umbral. Este se constituye a sí mismo como un espacio potencial, intermedio, un entre dos. Ni lo uno, ni lo otro. Ni aquí, ni allá. Ni nosotros, ni los otros. El umbral es una grieta entre territorios, un pasaje no colonizado, un espacio no signado por las líneas fronterizas. Una terra incógnita a la que no ha llegado aún la palabra humana. En este sentido, el umbral no es alcanzado por la lógica codificadora de la maquinaria despótica frontera/territorio. Ahí, arrojados en medio del suelo movedizo del umbral, en perpetuo devenir, todo se hace posible. La vida renace una vez más.

 

¿Cuáles son tus umbrales? ¿Es necesario ir a la China para encontrarlos?

 

 

* Ficha técnica

 

Fotografía analógica y objetos

Color

Medidas: 30 x 20cm